header

header

10 de abril de 2014

Nómada otra vez

Soy un desastre lo sé. Creo que nunca he estado tanto tiempo sin actualizar pero cuando os cuente todo lo que he hecho este último mes lo entenderéis todo.

En primer lugar visité Asturias por primera vez desde mi emigración a tierras catalanas. El resumen es lluvia, lluvia y más lluvia. Es verdad que en los carnavales siempre hemos tenido mal tiempo pero lo de aquellos cuatro días fue exagerado. ¿Habéis visto los vídeos del Cantábrico con olas pasando por encima de los paseos y llegando a las casas? Pues en esa época estaba yo por ahí cagándome en todo debajo de un paraguas. Tal y como me esperaba, volví algo decepcionada a pesar de los reencuentros con amigos y familiares. Puede que mi casa ya esté aquí y no me haya dado ni cuenta que estoy adaptada al cambio.

Dos semanas más tarde se produjo el esperado encuentro entre consuegras TATATACHAAAAAAN (es broma, se llevaron muy bien) y pude conocer de primera mano las fallas en Valencia. A pesar de que no estuvieran totalmente montadas y de que había tanta gente que yo ya me veía aplastada por la estampida cual Mufasa lo pasamos muy bien y flipé en colores con algunas fallas. Sin duda una experiencia a repetir para años venideros.

Este último fin de semana acabé en Canarias para visitar a mi padre y mi little brother que cada vez es menos little y más trasto. Hubieran sido unos días de relax perfectos si no hubiera sido por un virus que me dejó en la cama día y medio. A mí y a media isla por lo visto.

Por si estas idas y venidas no fueran poco la semana que viene ¡NOS MUDAMOS! Esta vez a Barcelona capital. Adiós a ferrocarriles y cercanías y a que se te vayan en la cara. Estamos ultimando detalles del piso nuevo y temiendo la mudanza que se avecina. Por lo menos encontraré todas aquellas cosas que no tengo ni idea de dónde están.

Acompañado del cambio de domicilio viene un cambio de trabajo. Últimamente no estaba muy contenta en mi empresa actual y eso, unido al hecho de que si me mudo estaré muy lejos del trabajo, me hizo ponerme a buscar nuevos retos. Por puro azar se me ha presentado una muy buena oportunidad que esperamos sea la definitiva por unos años.  

Escrito así parece que mi vida es un frenesí (y rima y todo) pero realmente es porque llevo mucho tiempo sin actualizar y se junta todo. Sin duda tengo que postear más a menudo y encontrar un hueco para leer mis blogs habituales que seguro que tenéis mucho que contar :) 



Y mientras tanto la primavera ha llegado a la ciudad. Yeah!

28 de febrero de 2014

Volveeeeeer

Después de más de cinco meses toca volver a la tierrina a celebrar los carnavales. Estaba yo tan feliz pensando qué princesitas llevarme, qué camisas monas ponerme cuando vi esto:


#cosasquenoechodemenosdeAsturias

Así que me tengo que conformar con llevar un par de botas y rezar para, al menos, ver un rayo de sol. Me he cogido algunos días de vacaciones para que el tiempo cunda un poco más pero creo que ni con esas porque tengo que ver a un montón de familiares y amigos (peque brother incluido, me lo comooo *_*) y aprovechar para salir de fiesta sin tener que coger un tren de vuelta (cubatas a menos de 8 euros, ¡bieeeeen!)

Por cierto, este año toca disfraz putón (si consigo deshacerme de las cuatro capas de ropa que me pondré encima) Llevaba muchos años queriendo disfrazarme de mi ídola de la infancia.


¡Felices carnavales!, (aaaaaaaaah, no hay que lloraaaaar)

7 de febrero de 2014

Picasso

El pasado domingo mi novia y yo decidimos usar el día de la vagancia por antonomasia para culturizarnos un poco y visitar un museo entre la amplia variedad que Barcelona ofrece.

Al final optamos por el museo Picasso, situado en la calle Montcada, en pleno barrio gótico. Cuando llegamos y vimos la cola lamentamos por un momento no haber madrugado (todos sabemos que es delito tipificado lo de madrugar un domingo) Por suerte en media hora estábamos dentro disfrutando de las primeras obras.


Si os digo que la obra anterior es un Picasso probablemente no me creeríais y es que todos hemos tenido un pasado turbio en el cual nuestro estilo estaba marcado por el estilo de los demás o ¿ya se os han olvidado esos pantalones de pata de elefante?




Poco a poco Picasso fue cambiando su estilo clásico (y rancio para mi gusto) a un estilo más personal influenciado por el impresionismo francés (vamos que aquí todavía no se le había aparecido Rossy de Palma para que pintara todas las personas de sus cuadros a su imagen y semejanza)

Por fin llegamos a su época más característica donde los colores y las formas son inherentemente picassianas. Al parecer el hombre era superfan de Velázquez y se empeñó en reinterpretar una y otra vez su cuadro más famoso: las Meninas.

(antes de Pitbull, en vez de remixes de canciones se hacían de cuadros)


Por desgracia el museo cuenta con muy pocas obras del estilo típico del artista. Imagino que esto ocurrirá porque son las más preciadas y estarán distribuidas por museos de todo el mundo pero creo que un museo con su nombre, aunque se centre en su época de juventud, debería cubrir todas las etapas de su vida.

(fachada interior del museo)

Tras la visita y un breve paseo bajo el sol de Barcelona en una tarde de domingo pudimos recargar las pilas para la que ha sido una de las semanas más exigentes desde que empecé a trabajar. Por suerte cuanto más tienes que hacer más rápido pasa el tiempo y el viernes ya esta aquí de nuevo para conceder una tregua. ¡Buen fin de semana!

28 de enero de 2014

Los sábados bonitos

Los días pasan a velocidad de rayo. A veces me imagino en esas escenas de cine donde el personaje principal efectúa una y otra vez las mismas tareas del día a día. Apagar el despertador de Darth Vader, preparar el café, llenar el odiado tupper, correr porque una vez más llego justa al tren, teclear, teclear, teclear, almorzar, teclear, teclear, comer del odiado tupper, teclear, teclear, volver a casa, relajarme un rato y vuelta a empezar. 

Por suerte esta mortífera rutina se rompe gracias a mi querídisima novia que (crucemos los dedos) ha venido para quedarse gracias a un trabajillo que ha encontrado en la ciudad condal. Por otra parte, mis amigos en el curro también consiguen que la jornada laboral sea un poco más llevaera.

Precisamente con estas personas quedé el pasado sábado para disfrutar de una noche diferente. A ritmo de gin-tonic la conversación fue subiendo de tono (aunque casi siempre esté en ese estado) y aunque mi amigo esté más salido que el pico de una plancha y la resaca el domingo fuese monumental (Doctora tenía razón al incluir ese gif en el comentario del pasado post) mereció la pena. 

LUNESMARTESMIERCOLESJUEVESVIERNES

El sábado llegó de nuevo. Vimos la peli "La vida de Adele" (bastante aburrida, sinsentido y con poco feeling entre las actrices) y sin tiempo para mucho más nos fuimos a Barcelona. Después de que un señor nos llamara putas por no dejarle un euro disfrutamos de una exquisita cena en la Musclería (a.k.a la mejillonería) con algunas blogueras. Lo mejor fueron los mejillones con parmesano (en principio no pega nada pero, creédme, está buenísimo) y la sidra que acompañaba la cena (recuerdos etílicos de Asturias a la vera de una sidra, venid a mí) Si queréis saber más sobre este sitio remítanse al blog de la impulsora del evento: Blau

Y por desgracia volvemos a estar inmersas en la semana pero con findes así una no puede quejarse :)

17 de enero de 2014

Resumen de una larga semana

Lunes:

Martes:



Miércoles:

Jueves:


Viernes:



Sábado (expectativas):





Estoy segura que la laaaarga espera a lo largo de la semana merecerá la pena para el finde que me espera. Con un poco de suerte habrá crónica... próximamente...

8 de enero de 2014

El año del cambio

Escribo mi primer entrada del año demasiado tarde. Ya no tiene sentido resumir el 2013 que enterramos hará ya ocho días... ¿o sí?

Este ha sido un año importante para mí. Me he mudado de la ciudad en la que llevo viviendo desde que nací para instalarme en Barcelona. Mi vida de estudiante dio sus últimos pasos y me saqué un máster que a veces parecía imposible. El amor se hizo aún más grande. Se fue una persona importante pero la vida no ahoga y trajo a otra igual de querida a mi familia. Empecé a trabajar. Cosas no tan significativas como descubrir que la naranja también tiene gajos pero cosas que han llenado un año lleno de experiencias y difícil de olvidar por todos los cambios que ha supuesto.

Así que aquí estamos, cagándome en todo por volver a madrugar día tras día tras unas merecidas vacaciones en la isla de Lanzarote en las que no he parado (de ahí mi ausencia). Muy extraña la entrada de año una hora más tarde que la gente de la península. 

Veámos qué aporta 2014 a partir de ahora...


24 de diciembre de 2013

To Belen goes a female donkey rin rin!

Por si no os habíais dado cuenta ya llegó la navidad (sé que ahora resuena en vuestras cabezas el odioso anuncio y en vuestra conciencia aparece la imagen de Monserrat Caballé después de tomarse cinco Red Bulls) Lo siento.

Seguimos igual de pobres que siempre pero, con suerte, con bastante salud obviando los catarros que acompañan a las ciclogénesis explosivas. Por cierto, ¿a quién se le ocurrió ese nombre para los temporales de invierno? Parece el nombre de una película de la tarde de los domingos en Antena 3.

Por mi parte empiezan unas navidades raras. Estas fiestas se quedarán en el recuerdo como "La primera navidad que...". La primera navidad que paso en Cataluña, la primera navidad que ni siquiera piso Asturias o el pueblo que ahora se antoja tan frío, tan triste. La primera navidad sin gente muy querida pero también la primera navidad con un hermanito al que pienso achuchar un montón cuando vea. La primera navidad en la que no salgo de fiesta en nochevieja (me abuelizo a pasos agigantados) o la primera navidad en la que trabajo (seré de las pocas, faltaba una bola de desierto en la oficina esta mañana para completar el cuadro).

Sea como sea, lo que toca a partir de ahora es pasar estos días con gente importante en tu vida, ver un par de pelis navideñas del tirón, dar y recibir regalitos e intentar mejorar en Enero aquellas cosas que no podemos mejorar y que dejaremos aparcadas a mitad de mes. 

Felices fiestas a todo el que me ha dedicado unos minutos en estas fechas tan ajetreadas. ¡Disfrutad y comed hasta hartaros!



 

Copyright © 2010 Buscadora de Utopías