header

header

14 de noviembre de 2012

Dando tumbos por Madrid

El fin de semana que llevábamos más de un mes esperando ya ha pasado. Ahora que estamos inmersas de nuevo en la rutina todo parece un bonito sueño. Pero por suerte, un sueño que realmente sucedió.

Todo comenzó el viernes, después de unos sudores fríos por culpa de Ryanair y su estricta política de equipaje de mano. Tras un breve viaje en metro allí estaba ella, contemplando absorta a los Mickey y Minnie que pueblan la plaza del Sol. El reencuentro fue genial, era raro volver a vernos con las ropas de abrigo. A las cuatro y media de la tarde terminábamos aún de comer. No sé que le hemos hecho al tiempo pero siempre aprieta el paso cuando estamos juntas.

Volvimos a quedarnos sin ver el museo Sorolla, se nos había escapado que el viernes era fiesta en Madrid así que tuvimos que conformarnos con guarecernos de la lluvia en un portal y hablar de todo un poco esperando que la tormenta escampara. Tenías razón, no nos llegamos a aburrir en ningún momento. Cuando cesó la lluvia echamos mano de las nuevas tecnologías (Tuvimos que acabar preguntando) para hacer el camino de vuelta andando, paseando por las mojadas calles de Madrid de la mano. Todo muy bucólico, realmente Madrid tiene más encanto en las estaciones frías. 

Poco más hicimos el viernes pues llegamos exhaustas a nuestra habitación/cueva. El sábado teníamos algunos planes pero, como siempre, la pereza nos pudo y es mucho más apetecible quedarse en la cama dando y recibiendo arrumacos que cualquier otra cosa. Eso sí, nuestra cita con Dunkin Donuts es ineludible.


El sábado de tarde lo dedicamos a las compras aunque más bien nos dedicáramos a mirar. Descubrí una tienda llamada Tiger de típicas chorradas sobretodo de Navidad ahora mismo que me encantó. ¡Además muy barata!

Tras una cena rápida y arreglarse acabamos en una casa llena de gente en lo que bien podría ser una típica fiesta universitaria: 20 y pico personas de las cuales conocía a muy pocas bebiendo alcohol y pasando un buen rato. ¡Hasta había cola para ir al baño!. Por cierto, mola bastante estar contentilla junto a esa persona, se le desatan a una los instintos primarios con mucha facilidad :P

El domingo fue el broche de oro a un fin de semana fugaz que nos sirvió para coger aire hasta la próxima vez que nos veamos. Sólo pido por favor que bajen la calefacción de los autobuses si no quieren que me derrita.

Paz y amor.

5 comentarios:

Doctora dijo...

¿Museo?, bah, si os hubierais esperado un poco seguro que podríais haber visto a Minnie peleando con Dora la exploradora o con Bob Esponja, eso sí merece la pena ;P

InyD dijo...

¿Algún día conseguiremos visitar el museo?
Absorta porque, como dice Doctora, quería ver si se pegaban o había discusiones entre los muñecos. xD
Aaayy esos instintos primarios...

Nosu dijo...

qué rápido pasa!
Pues justo ayer vi un vídeo de una chica que hasta la policía le hace bajar del avión por incumplir lo del equipaje de mano...

A disfrutar esos pequeños momentos!

Selden dijo...

"El sábado teníamos algunos planes pero, como siempre, la pereza nos pudo y es mucho más apetecible quedarse en la cama dando y recibiendo arrumacos que cualquier otra cosa."

Qué poco me suena eso,jeje. La verdad es que sí, cuando el tiempo pasa tan rápido y se está tan bien, la gravedad cuando se trata de salir de la cama tiende a infinito XD.
#DunkinDonutsRules!!

Butterflied dijo...

Pues nada, lloro y esas cosas.

 

Copyright © 2010 Buscadora de Utopías