header

header

14 de diciembre de 2010

Monos de agua

Agh! Qué asco de semana. Odio los finales de cuatrimestre. Siempre con sus prisas por entregar los trabajos, estudiar para los controlillos que me pueden librar de alguna en Enero... Así ando, que no tengo tiempo ni para pensar en monos tocando los platillos.

Pero hoy no vengo al blog a quejarme (ha sido un párrafo nada más) sino para hablar de los SEA MONKEYS (o monos de agua que suena menos cool)

Si sabéis ya lo que son os preguntaréis, ¿cómo ha surgido ese tema en mi cabecita loca? Pues veréis, el otro día mi madre me preguntó que qué quería para Reyes (tranquilos niños y niñas, me lo pregunto porque ella es la que manda la carta) Yo aún no lo tenía muy claro y como no soy de pedir por pedir le comenté que encargara unos Sea Monkeys ya que no me deja tener gato en casa.

¿Qué son los Sea Monkeys? Pues básicamente son estos bichitos que veis pululando en la mini-pecera.



Sí. Son unos bichos superasquerosos que a lo que más se asemejan es a espermatozoides gigantes. No entiendo por qué yo, que huyo despavorida en cuanto veo un bicho a menos de medio metro de mí, quiero y siempe he querido unos de esos. Será porque nunca tuve hermanos con los que jugar.

El "juguete" (si se le puede llamar así) consiste en comprar huevas de esos bichos y que vayan naciendo en la piscina que tu compres (luego puedes hacer laberintos y movidas varias comprando varias peceras). Es como Gran Hermano pero con bichitos blancos asquerosos ^_^

La anécdota que quería sacar a colación de los Sea Monkeys sucedió hace cinco años aprox. A mi prima pequeña que siempre ha consentido mucho más que a mí (así de pija es ahora, pero la quiero) le regalaron para Papa Noel unos Sea Monkeys y yo aún no sabía lo que era aquello. Cuando vi una especie de esfera transparante en su mesilla con cositas brillantes dentro pensé: -¡Anda! Una bola de navidad. Inocente de mí, empecé a agitarla. RIP Sea Monkeys. El desastre que se formó con todo el agua desparramada y los bichos a saber donde aún me trae pesadillas. Mi prima nunca me lo perdonó.

Por eso creo que tengo una deduda kármica con el mundo de los Sea Monkeys y tengo que restaurarla comprandome unos y cuidándolos como a mi hijos.

Fin de la anécdota del día y del post chorras del mes.


4 comentarios:

Pilistruski dijo...

Buah, se salen,jajaja. No tenía ni zorra de que existiera algo así. Dónde se compran estos cosos? pq molan un huevo XDDDD

Doctora dijo...

Fíjate si seré gilipollas que he estado como 15 segundos pensando que los bichos que decías eran los muñecos naranjas que había en la pecera.
No los conocía por ese nombre,pero sí que me suena que estuvieron de moda hace mucho (aunque creo que son muy delicados y cascan enseguida).
¿Tu madre es la encargada de llevarle la carta a los Reyes?,pues dime donde está,para darle la mía! :O

Butterflied dijo...

Me muero con la anécdota, joder, qué buenooooo! XDDDDDDDDDD

Yunns dijo...

Yo el año pasado quería unos. Pero luego me di cuenta, tras muchos vídeos, que en realidad me iban a dar una grima horrible y que seguramente se me revolvería el estómago sólo de saber que tendría bichos de esos en la habitación, así que dejé de quererlos xDD Además, que luego empiezan a reproducirse y tienes como 100 gigaespermatozoides en una diminuta pecerita, y pasa a ser todo una masa blanquecina e.e
Qué va, qué va.
Ya verás, acabarás matándolos como a los de tu pobre prima!!!
xD

Y no te estreses, mujer, que ya están aquí las vacaciones :)


Un beso!

 

Copyright © 2010 Buscadora de Utopías