header

header

8 de septiembre de 2010

Donde caben dos caben tres

Os presento a mis tres amores, las únicas que están ahí cuando y donde las necesito.


Os dejo la historia de cada una de ellas.

  • La primera que llegó a mis manos fue la española que podéis ver más a la derecha. A casi todo el mundo que empieza en el mundo de las guitarras le recomiendan empezar con este tipo ya que el mástil (el palo para entendernos) es más ancho que las del resto y las cuerdas son más gruesas. A mí personalmente no me gusta tanto el sonido que hace este tipo de guitarra, básicamente porque el flamenco no es lo mío. Eso sí, para tocar Estopa o Joaquín Sabina es la mejor. Me la regalaron cuando tenía 13 años como regalo de notas sin tener ni idea ni de como pisar una cuerda. Fui a clase durante 6 meses para aprender lo básico y, a partir de ahí, he sido totalmente autodidacta. Con ella comencé a interesarme por el mundillo del cantautor, de tocar y componer canciones y di dos conciertos con el instituto. La bauticé como "Tony" ya que por aquella época me encantaba una canción con ese nombre de Patty Griffin. La verdad es que con las otras dos siento que me sobra (más bien me falta espacio en casa) y a largo plazo pienso venderla pero como que me da algo de penilla.
  • La segunda fue un regalo totalmente inesperado de reyes. La había estado pidiendo durante un par de años pero mis padres siempre decían que con la española ya era suficiente. Pero no lo era. Para el tipo de música que me gustaba necesitaba hacer riffs, blends y todas esas cosas chulas que hacen los rockeros en los conciertos. Cuando desistí en pedirla, por fin llegó. La diferencia de sonido era inigualable a pesar de que no pudiera sacarla de casa por cargar con el ampli de Fender que venía con ella. A pesar de planear algún que otro concierto con mi amiga, nos limitamos a tocar y a tocar juntas en nuestras casas con nuestras respectivas eléctricas al ritmo de los Red Hot Chilli Peppers o Sum 41. Su nombre fue "Tonychu" (Tony 2 en inglés, soy así de original)
  • La tercera llegó hace relativamente poco. Las horas muertas de la universidad daban para mucho y una amiga de la facultad y yo llevábamos alguna que otra vez la guitarra para tocar en el césped. Como no podía sacar la eléctrica y la española no me gustaba cómo sonaba decidí buscar por Internet por cuanto me podía salir el capricho de tener los tres tipos de guitarra principales para mí. Finalmente conseguí la azul que veis por el módico precio de 50 euros. A pesar de que tuve que cambiar las cuerdas por estar algo viejas sigo pensando que el chico me la malvendió porque es una verdadera ganga. Con ella creó que he vivido los momentos más emotivos. Cargar con ella antes de un examen muerta de vergüenza mientras que el profesor me animaba a tocar. Salir de ese examen y ponerse a cantar como una loca. Coger la guitarra una tarde de verano y emborracharse con licor de manzana mientras le cantas y le tocas la vida. Y alguna fiesta en la playa en la que le prometes a cierta persona que cantarás vuestra canción, llevarla a un rincón donde no te escuches nadie y poner todo tu ímpetu en hacerlo bien. El abrazo que recibí cuando acabé fue el mejor premio que me podían dar por arrancarle unos acordes a una guitarra. Es irónico que a esta última aún no le haya puesto nombre, ¿alguna idea?


7 comentarios:

Brizna dijo...

Siendo una guitarra universitaria... yo la llamaría Felicity, sin duda alguna :-P

Butterflied dijo...

Me encanta cuando alguien habla así de música, envidio mucho a la gente que sabe tocar un instrumento...
Sobre el nombre... Es azul, preciosa, brilla... ¿Qué te sugiere?

Un saludo.

Nosu dijo...

joer, pues yo justamente llevo años intentando aprender con la española, y me cuesta un huevo porque el mástil es demasiado ancho y no me llega la mano!!

Pilistruski dijo...

Molan mucho, de hecho me recuerdas a ciertas personas q conozco :-)
PD: A ver si un día te animas a subir alguna composición propia

Juan Rodríguez Millán dijo...

Se me da fatal lo de poner nombres... Coincido con Pilistruski, estaría genial escucharte. Aunque sea para satisfacer la sana envidia que tengo por haber deseado siempre tocar la guitarra y no tener ni pajolera idea...

FueraDeReceta dijo...

Alaaaaa!!!!
pues si necesitas una bajista yo me ofrezco!!!
además tmb me va lo de la composición!!!
Bsinesss musicales ;)

neus.. dijo...

Ala!!! Que chulada!!!! Me encanta la electica! pero me gusta más el sonido de la española! Algún día tienes que tocarme algo!!! ^^

Soy muy mala para poner nombres asi que no se... xDDDD!!!

Un súper abrazo! :)

 

Copyright © 2010 Buscadora de Utopías