header

header

1 de junio de 2011

+mer


Soy libre. Se supone que el día que una acaba los exámenes debe sentir una exultante sensación de libertad en el pecho. Pero hoy no está. 

Seguramente el hecho de que me vayan a caer tres asignaturas después de pasarme dos semanas y media estudiando ocho horas diarias no motiva mucho. ¿Qué me pasa? ¿Será el alcohol? ¿Será el café? ¿Serán tus ojos verdes de ciencia ficción? Por cierto que ayer en la biblioteca se sentó enfrente de mí una chica con unos impresionantes ojos verdes. Yo creo que por eso me salió tan mal el último examen, ¿quién se concentra así con las hormonas desatadas? Ella estudiaba dibujo (¿ingeniería o solo PAU?) y mi escaso gaydar pitaba como el microondas cuando llega a 0. Lo curioso ha sido encontrármela hoy en la academia cuando me he ido a despedir del profesor (definitivamente era ingeniera) 

Hace sol y es junio pero estoy tan agotada que hasta que no sepa a qué me enfrento en julio no podré descansar tranquila. Puta ingeniería, qué ganas tengo de acabarla.

5 comentarios:

Doctora dijo...

No sé cómo va la gente a estudiar en la biblioteca,con la de distracciones que hay.Además,yo era de las que tenía que repasar la lección en voz alta,así que supongo que me echarían de allí.

candela dijo...

ánimo! al final todas las carreras, por duras que sean se acaban..., y luego se echan e menos! jijiji

Trasgu dijo...

Animo...verás como los resultados son buenos!!! Ainss...y que recuerdos me trae eso de ir a estudiar a la biblio!!...jajaja...Pues nada, a ver si vuelves a encontrarte con esos ojazos verdes!!
Bsoss y disfruta de estos días que no has de estudiar!!

Butterflied dijo...

Ese ánimo parriba, nena. Poco a poco lo conseguirás, eso tenlo claro, así que no te rayes en exceso si no sale todo todo de momento y como esperabas. A veces jode mucho, pero hay que adaptarse un poquito a lo que venga e intentar ser feliz. Te lo dice alguien que dejó la carrera en tercero porque no podía más de tanto que se exigía a sí misma y a quien la salud le tuvo que dar un toque importante para que se diera cuenta de qué es lo que realmente vale la pena, que es uno mismo y no la nota que saca.

Un abrazo. :)

Ellen dijo...

vengaaaaa que no te queda NÁ!! comparado con todo lo que llevas recorrido... me meo con los relatos bibliotecarios, a quién no se le ha sentado una muchacha que te le ha distraído irrremediablemente delante?? peor es cuando te mira ella también, te pones más nerviosa todavía. A mi me pasó con una rastas que era guapisisisisisisma y claro, una así no hace ni el huevo. Mucho ánimo con tus exámenes guapa, una ingeniería! como te admiro!!


MUÁ!


Ellen.

 

Copyright © 2010 Buscadora de Utopías